jueves, 11 de diciembre de 2008

La sombra de la Luz

Defiéndeme de las fuerzas contrarias
en el sueño nocturno, cuando no soy consciente,
cuando mi sendero se hace incierto.
Y no me dejes nunca más.
No me dejes nunca más.

Devuélveme a las zonas más altas,
a uno de tus reinos de calma.
Es tiempo de escapar de este ciclo de vida.
Y no me dejes nunca más.

Porque los gozos del más profundo afecto
o del anhelo más sutil
sólo son la sombra de la luz.

Recuérdame lo infeliz que me siento
lejos de todas tus leyes.
¿Cómo no malgastar el tiempo que me queda?

No me dejes nunca más.

Porque la paz de ciertos monasterios
o la armonía vibrante de todos mis sentidos
sólo son la sombra de la Luz.


"La sombra de la Luz", de Franco Battiato.

9 comentarios:

  1. Otra de Battiato, genial Battiato:

    Cuando no coincide ya la imagen que tienes de ti
    con lo que realmente eres,
    se comienza a detestar el proceso mecánico
    y tus comportamientos
    y las tristezas que superan la alegría de vivir
    con los disgustos que comporta la existencia,
    te entran ganas de buscar espacios que no has visto
    para entrenar así a tu mente a un nuevo estadio de conciencia.

    ResponderEliminar
  2. Pues ahora me doy cuenta de que no es una canción de amor. Es una canción mística.

    ResponderEliminar
  3. Bien por la letra de Battiato, estremece esa canción.

    ResponderEliminar
  4. Recuérdame lo infeliz que me siento
    lejos de todas tus leyes.
    ¿Cómo malgastar el tiempo que me queda?

    ResponderEliminar
  5. Sí, Lucas. Volví a reconectar con Battiato cuando lo escuché en el taller de Fericgla (en Can Benet Vives).

    ResponderEliminar
  6. Que linda...es una cancion de amor hacia D-os, wow...!

    ResponderEliminar
  7. Sí, es una canción de amor.
    De deseo de dios, o la budeidad (o como quieras llamarlo), con la humildad de reconocer que las mayores y más intensas realizaciones que podamos experimentar "sólo son la sombra de la luz".
    Y es una canción de renuncia a todo lo que te separa del "amado": recuérdame lo infeliz que me siento lejos de todas tus leyes.
    Como en la vida misma (en cualquier otro amor samsárico), cuando nos quitamos de en medio todas las distracciones y obstáculos que nos separan del ser amado.

    ResponderEliminar
  8. "Lo infeliz que me siento lejos de todas tus leyes".
    No sé si lo entiendo bien...

    ResponderEliminar
  9. Para mí, es como si se refiriera a las leyes del dharma, de las enseñanzas budistas, que te enseñan a ser feliz sin depender de lo que pase en la vida.
    Fuera de estas leyes (que te conducen a la paz mental, al gran gozo de la liberación del samsara), siempre acabas encontrando infelicidad, frustraciones, rabietas. Hasta cuando crees que te lo pasas bien, y especialmente entonces (porque acabas generando apegos y expectativas).
    Para Battiato, cualquier felicidad samsárica, está vacía y es tramposa. Y sobre la felicidad espiritual que ha podido experimentar, por muy intensa que sea, dice que no es más que "la sombra de la luz".
    Ésa es mi interpretación particular.

    ResponderEliminar