martes, 10 de mayo de 2011

Si tú no tienes felicidad, de sabi@ no tienes ná.










A veces nos aferramos a nuestro ego,
a nuestra construcción mental
de heridas y sufrimientos varios,
como un bolero.
"Tú me quieres dejar,
yo no quiero sufrir;
contigo me voy, mi negro, aunque
me cueste morir".

La vida, en continuo movimiento
(en continuo duelo, sí),
en transición permanente.
En permanente
impermanencia.

Las apariencias, como en un sueño, desaparecen.
"Tú me quieres dejar".
Y yo no quiero sufrir. Y me aferro
a algo que se está yendo,
que ya se ha ido.
Qué contrasentido, no?
Y como no quiero sufrir,
aunque tú me quieres dejar
contigo me voy, mi negro.
Qué contrasentido, no?
Porque no quiero sufrir.
Aunque me cueste morir.

Y lo más curioso de todo es que presumimos de este dolor
como una heroicidad.
"Yo sí que sé amar!..."

Yo sí que sé vivir!...


El sentido de mi vida
es
que tú realices la vacuidad.

Dicen que Avalokiteshvara, el buda de la compasión,
con la única misión
de liberar a todos los seres del sufrimiento
("el sentido de mi vida es que tú realices la vacuidad", dice Gueshe-la),
contemplaba feliz, con una mente de gran gozo, cómo
más y más seres
despertaban
del sueño de la ignorancia,
se desprendían del sufrimiento como de un mal sueño,
como de una coraza en llamas,
se liberaban.
Pero otros seres aparecían
con sus mentes dañadas
y confusas
creando nuevas y repetidas fantasías de sufrimiento
y sufrían terribles dolores
y se aferraban a su dolor.










Más y más seres en esta pesadilla, alimentando pesadillas.

El trabajo le desbordaba.

Y contemplando tanto sufrimiento
que le desbordaba,
empezaron a brotar lágrimas de sus ojos.
"Esto es demasiado,
nunca voy a poder..."
Y algunas de estas lágrimas fueron a caer sobre una flor de loto
a sus pies
y de estas lágrimas
y de este loto
apareció Tara,
como una madre:
Yo estoy contigo,
junt@s lo vamos a hacer.


Estoy contigo.
Donde tú no llegues, llego yo.


Tara, la madre de todos los budas,
la rápida (el elemento aire),
la heroína.







Tara es ese alguien
o algo
que a veces aparece en tu vida cuando ya has desistido, cuando has dejado caer las armas (o las lágrimas)
a tus pies,
cuando te das por vencid@:
"no voy a poder..."
Es ese alguien
o algo
que aparece fuera (una mirada, unas palabras, una mano, una imagen, un aroma
inspirador...)
y a veces dentro,
como una energía que te llena de confianza.
Junt@s lo vamos a hacer.
Donde no llegues tú llego yo (dentro de ti).

Tara es esa fuerza que te anima a soltar
los malos sueños,
los fantasmas,
las hipnosis
propias o colectivas.
A emerger del oceano del samsara
(samsara es el mundo visto a través de la lente distorsionada
de las perturbaciones mentales).

No eres más débil porque sueltes, eres mucho
muchísimo más fuerte.


Desengáñate, tío listo...

Cuando era adolescente, aún me creía aquello de que "el optimismo es cosa de gente mal informada".
Recuerdo que solía decir cosas como: no aspiro a la felicidad, prefiero el conocimiento;
entre la felicidad y la sabiduría, me quedo con la sabiduría.
(Éramos intelectuales con un culto a la razón/sinrazón.
y lamentablemente esto era lo que les transmitimos a nuestr@s hij@s
que hoy arrastran, tal vez, esa vocación de sufrimiento).

Entonces le escuché a Gato Pérez aquella letra de Héctor Lavoe:
Si tú no tienes felicidad, de sabio no tienes ná.
Pronto se convirtió en mi lema.
La consigna por encima de todas las consignas
-políticas, sociales, ecologistas, feministas...



Y es que, desengáñate, tío listo, tía lista:
si no tienes recursos para conectar con la felicidad
que ya tienes dentro,
es que tu sabiduría hace aguas.








(Confío en que comprendes esta licencia poética:
que todo lo que te digo a ti -ese tú impersonal-
me lo digo a mí misma cada día,
varias veces al día.
No en vano, tú y yo compartimos esta experiencia humana,
este viaje en el mismo barco).

.

13 comentarios:

  1. Muy bueno y muy directo.
    Gracias,Marie!!

    ResponderEliminar
  2. Tendríamos que chequear cada día, cada cual en su propia experiencia, no, yuki?
    Mirar el "termómetro de la felicidad", y ver qué falla.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Marié. Siento que escribes para mí. Estoy en Ecuador, ya estoy buscando un grupo, porque tienes razón uno no puede estar solo desde la razón en la búsqueda. Me estoy aferrando a algo que se está yendo y eso me está causando daño. Y tú lo tocas con tanta sabiduría y me abres los ojos.
    "No eres más débil porque sueltes, eres mucho
    muchísimo más fuerte".

    Yo lo he estado pensando, es verdad, estar aferrada solo causa daño. Es en la mutua libertad que vamos a crecer. Me impresiona la sabiduría con que lo tocas y además que me toca a mí en este momento. Espero que Tara aparezca en mi vida, aunque sospecho que hay gente como tú que me rodea que puede ser Tara.

    ResponderEliminar
  4. me encantan los boleros!
    Una persona apasionada (parece raro en un monje zen).
    ¿como puedo compaginar este mundo de pasión con la paz interior?

    Observo que el mar puede tener un oleaje tremendo en su superficie y en la profundidad no pierde la calma.
    Observo que todo se produce maravillosamente al mismo tiempo.
    nosotros podemos experimentar en nosotros mismos ese fenómeno.

    ResponderEliminar
  5. Sí, Marcela, cuando una está abierta se da cuenta de que puede haber muchas "Taras" alrededor. Y dentro de una misma también, sobre todo.
    Es en la mutua libertad donde vamos a crecer. Eso que dices es muy verdad y muy profundo. Y deja espacio para otro tipo de amor.

    Sería fantástico que encontraras un grupo en Ecuador para meditar.
    Sé de grupos en Argentina, y en Cuba. Pero es muy probable que en tu ciudad también encuentres algo.

    Mientras tanto, aquí estamos. Ésta es nuestra sangha virtual.

    Tan virtual como cualquier otra.

    Un abrazo muy fuerte y te deseo toda la energía del mundo.

    ResponderEliminar
  6. Me hace sonreír, sho gu, que yo también me planteaba eso; especialmente lo recuerdo recién llegada de aquella primera iniciación de Vajrayoguini en Manjusri.
    Ponía un disco de blues y lloraba (y ponía las noticias y lloraba al oír hablar de aquel pederasta que había asesinado a varias niñas pequeñas, sobre lo que yo tenía que escribir en un artículo), y pensaba: cómo puedo estar tan triste (blue) y ser tan feliz al mismo tiempo? Cómo hacer compatible esta profunda alegría apacible que siento con el dolor de este mundo?...
    Con el tiempo, he ido entendiendo un poquito aquello que me decían sobre que la compasión no hace sufrir.

    Y luego está ese otro tema: cómo compatibilizar las tendencias hedonistas (la pasión que dices tú) con la mente apacible.
    También creo que he ido entendiendo un poquito (sólo un poquito) que el "gran gozo" del que tanto se habla en budismo (y en tantra) tiene la respuesta.
    Ese tipo de disfrute sin ansiedad y sin miedo -porque no hay apego, sólo apertura. Porque no espera nada, ninguna "correspondencia". La experiencia en sí misma ya es más que suficiente. Y sólo puedes sentir gratitud.

    En fin, no quiero dispersarme.

    Pero el otro día me preguntaban a qué tipo de felicidad me refería en esta entrada.
    Desde luego, no es a la pequeña felicidad que depende de que te salgan las cosas como quieres.
    Me refiero más a un estado de ánimo, un estado mental o emocional estable, de satisfacción, de disfrute, alegría, apreciación, gratitud, conexión, amor... independientemente de las situaciones/apariencias que surjan, como olas a favor o en contra. Meras anécdotas.
    Me refiero a ese tipo de serenidad amorosa desde donde se afronta lo que tenga que afrontarse. Meras anécdotas.

    (Espero no sonar muy espesa, estoy que me caigo de sueño)

    ResponderEliminar
  7. Deja Vu!!
    Como me gustan los boleros.....
    Viva la pasión y la paz del espíritu!

    (pero que vivan juntas)

    ResponderEliminar
  8. Pues sí, sho gu,
    que vivan juntas.

    Veo que han desaparecido algunos comentarios con estos problemas que han habido en blogspot estos días, no?

    ResponderEliminar
  9. Hola, Marie, sigue escribiendo, lo haces fenomenal. Aunque nunca he escrito y hace un año más o menos que entro de vez en cuando, a veces, cuadno me siento mal entro a leer un poco aquí y salgo con fuerzas. Muchas gracias por todo.

    Por cierto, os recomiendo un libro muy bueno (no se si lo habréis escuchado alguna vez) que se llama:

    Reinventa tu cuerpo, resucita tu alma. Cómo crear un nuevo yo.
    Autor Deepak Chopra

    Saludos!

    ResponderEliminar
  10. Gracias por escribir, Canari. El único sentido de este blog es serle de utilidad a alguien.
    Ningún otro beneficio personal.

    Lo bueno de estos medios virtuales es que llegan a casi todas partes.
    Lo malo, que una nunca sabe si tiene sentido lo que hace -al no haber interacción directa, no ves qué pasa al otro lado.

    Gracias por hacerme saber que te sirve de algo.


    (Sí, tengo ese libro de Chopra. De hecho, hice un artículo de cuatro páginas de este libro para la revista PSICOLOGÍA PRÁCTICA, en la que escribo habitualmente. Chopra siempre tiene cosas que aportar)

    ResponderEliminar
  11. Marcela, te escribí una respuesta que ha desaparecido (junto a otros comentarios) con las desconexiones que ha habido en blogspot, pero creo que se recuperarán.

    En cualquier caso, te animo mucho a buscar un grupo de apoyo con el que meditar y hablar de estos temas. Haga lo que un@ haga (en cualquier profesión o afición) siempre ayuda tener personas con las que compartir, aprender y avanzar.

    Mientras tanto, me alegra mucho que sigas pasando por este dojo o gompa para poder compartir con esta sangha virtual.


    Un abrazo y mucha suerte.

    ResponderEliminar
  12. Estoy totalmente de acuerdo, de hecho desde hace un tiempecito, es mi tarea numero uno de cada día: no apalancarme en el sufrimiento y sus aliados.
    Ya he derruido su altar y en su lugar he conectado un servicio de alarma anti-sufrimiento, para que en cuanto atisbe el mínimo indicio de que me ronda aunque sea una motita de sufrimiento, me ponga en alerta.
    Tienes razón como podemos enarbolar esa bandera Yo sí que se amar!!! No hay quien me gane a sufrir por amor!!!!! Se me ponen los pelos de punta!!!!
    Tal vez alguien que nos oyera podría confundirse, lo que digo no es que a partir de ahora quiero vivir en el limbo de los que no se quieren enterar de nada y por otra parte seguro que vendrán motivos de dolor, momentos duros, la vida lo tiene. Si llega yo estoy dispuesta a vivirlos pero no me encontrará apalancada enarbolando la bandera del sufrimiento sino luchando por superarlo.

    Besitos

    Cati

    ResponderEliminar
  13. Qué bueno oírte todo eso, Cati.

    "Tal vez alguien que nos oyera podría confundirse, lo que digo no es que a partir de ahora quiero vivir en el limbo de los que no se quieren enterar de nada..."

    Todo lo contrario, verdad?

    Lo que ocurre es que ahora queremos ver MÁS.
    Queremos verlo todo.
    Queremos ver también lo que el sufrimiento egocéntrico no nos deja ver.

    Muy buen punto porque a menudo se malinterpreta.

    Un beso, compañera
    de viaje.

    ResponderEliminar