miércoles, 9 de agosto de 2017

Regresar al ahora.






¿Dónde buscaba yo a Buda?
¿Dónde me buscaba a mí mismo?
¿En algún lugar del pasado? ¿En el futuro?
Pero el pasado ya se ha ido y el futuro no ha llegado aún.
Pasado y futuro, ambos son ilusiones. Sólo son ideas.
Sólo el presente es real.
Sólo el ahora es real.
Por eso he de regresar al ahora si quiero realmente ver a Buda y verme realmente a mí.

Sólo podemos ver a Buda, verte a ti mism@
si regresamos al presente.
Es así de simple.

El ahora es el único momento y lugar en el que puedes encontrar lo que has estado buscando.
Has estado buscando el nirvana.
Has estado buscando a Dios.
Has estado buscando la iluminación, el despertar.
Has estado buscando la Tierra Pura
y tu auténtica naturaleza de no nacimiento, no muerte.

Resulta que todo lo que has estado buscando
está ya en el momento presente.
Y el secreto para encontrarlo es regresar
al ahora.












(Del libro 
"En el ahora. 
Meditaciones sobre el tiempo",
de Thich Nhat Hanh)

lunes, 7 de agosto de 2017

¿Ha llegado ya el instante más feliz de tu vida?








¿Ha llegado ya el instante más feliz de tu vida?
Si ya se ha producido ese instante de plena realización,
de exaltación inspiradora,
una primera vez,
entonces podrá repetirse muchas más veces.

Pero, cómo podemos hacer que un instante así se produzca más a menudo
y, sobre todo, siempre que queramos que aparezca?
Si en los últimos treinta años ese momento no se ha dado,
es posible que no se dé en los próximos treinta,
y quizás nunca lo haga.

No te limites a soñar con ese momento.

El secreto es crearlo por ti mism@.

Cuándo?

Justo en este momento.




("En el ahora".
Thich Nhat Hanh)


















jueves, 3 de agosto de 2017

Atardecer.






Corre un aire fresco y suave.
La luz rezagada en el horizonte.
El templo de la cima de la montaña se ilumina lentamente.
Y la luna crece cerca de su plenitud.
Las gaviotas vuelan sobre el terrado.
Y las cuerdas del tendedero se han quedado vacías.
Los últimos gritos de las criaturas en el parque se unen a los ladridos de los perros.
Y el motor de un coche que pasa.
Y el del ascensor que sube, o baja.

Desde el silencio interior, la vida es bulliciosa
y abundante.
Las noches del verano cálidas, y a veces frescas.

Agosto eterno.
Jueves eterno, de un mes de agosto.
Atardecer eterno.
Instante eterno, aquí y ahora.

Alguien escribió en la taza:
El mejor lugar del mundo es aquí mismo.