martes, 25 de octubre de 2011

Las tareas mundanas no se acaban nunca.

.



Por qué estás tan ocupad@ siempre en tareas mundanas? ¿No ves que las tareas mundanas no se acaban nunca?
Dices, es que tú no sabes los compromisos que tengo yo, familiares, laborales, las gestiones de mi propia vida, del pasado (esos nudos por resolver), del futuro (tanto que prever),
del presente (la casa, avituallamientos varios) ...

Pero, ¿no ves que esta hipnosis es como el mito de Sísifo, una tarea sin fin?

Alguna vez, de vez en cuando, hay que parar y salir del sueño, de ese guión eterno;
parar y salir del sueño,
parar,
contemplar
el sueño
y el despertar.

Si no dejas espacio para despertar, el sueño no se acaba nunca.
Siempre hay algo que hacer.

Gueshe-la dice: no esperes a que se acaben tus tareas mundanas para empezar tu camino espiritual.

No esperes a que se acaben tus tareas mundanas para empezar a contemplar tu mente
y conocerla
y navegar en su serenidad
apacible.

Amig@, por qué dejas que tus tareas mundanas te secuestren el tiempo
y la energía
y la mente?
Por qué no sueltas tus apegos por un instante, de vez en cuando,
y tus miedos,
y tus rencores...
y te desperezas
y contemplas
lo que hay al otro lado,

en la vida despierta?...





















(El despertar de Adonis, de John William Waterhouse)

.

4 comentarios:

  1. Es verdad lo que dices, es maravilloso encontrar otra estudiante budista. Geshe-la, le decíamos a un maestro guelug, Sherab, pero supongo que a todos los geshes se les dirá de la misma manera cariñosamente. Ahora estoy practicando con un grupo nygma, pero muchos años estuve junto a un lama guelug.
    Ojalá sigamos en contacto y visites mis blog.
    Un abrazo.
    Mónica.

    ResponderEliminar
  2. Seguro, Mónica.
    Es la misma sangha, diferentes apellidos pero la misma familia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Es una buena frase en la que meditar o mejor en la que practicar en los descansos:
    “no esperes a que se acaben tus tareas mundanas para empezar tu camino espiritual”
    Es verdad que muchas veces me he preguntado si las trabas mundanas son reales o excusas que me pongo ante mis miedos e indecisiones.
    No lo sé, la respuesta depende del momento.
    La cuestión no es fácil, planteado así es como vivir en una esquizofrenia, unas veces actúo según una norma y otras bajo otra diferente.
    Lo más lógico y llevadero sería que nuestra vida mundana, nuestros compromisos y nuestra vida espiritual formaran parte de lo mismo, sin distinción, sin normas diferentes según el caso.
    Esta es mi dirección, sin ella no habrá serenidad, “ni na de na”
    También te digo que cada vez siento que estos dos mundos están más cercanos.

    Seguimos platicando....

    Besitos

    Cati

    ResponderEliminar
  4. Ese es el objetivo, no Cati?
    Que los dos mundos sean el mismo mundo.
    Pero mientras que no lo son, mientras que las gestiones mundanas nos secuestren (en forma de estrés, enfado, frustración, etc.), viene bien aprender a respirar y salir de ellas de vez en cuando, para mirarlas y comprenderlas mejor, con más perspectiva, de una forma más realista.
    Y, de paso, aprovechar para vislumbrar por un momento (corto o largo) qué nos ofrece el escenario de la vida despierta.

    Y, como dices, algún día los dos mundos serán el mismo mundo.

    Un beso.

    ResponderEliminar