sábado, 26 de julio de 2014

El sentido de la vida.




Ella dijo:
Buenas tardes, querida sangha.
Me gustaría que compartiéramos hoy una meditación que a mí me resulta muy poderosa, especialmente cuando la hago en grupo. Porque me ayuda a centrarme,
a discernir lo que es importante de lo urgente o poco significativo.
Reorganiza mi agenda, desdramatiza mi vida y le aporta ligereza. Y significado.
Se trata de una investigación sobre lo que el budismo denomina "la preciosa existencia humana".





Miramos hacia dentro
(y hacia fuera) sincera y valientemente y vemos si de verdad consideramos esta vida humana como algo valioso y por qué;
o quizás no, y en realidad no sea más que una sucesión de trámites por los que hemos de pasar. Quizás te parezca un simple mota de polvo en el universo sin ninguna transcendencia; o puede que incluso a una mota de polvo le veas una función y un sentido.
En cualquier caso, para empezar,
me gustaría que cada persona compartiera cuál es el sentido de su vida, desde su propia experiencia.
Puedes ayudarte pensando que estás a punto de morir. Cómo te gustaría morir? Con qué experiencia? Qué vida te gustaría haber vivido? A las puertas de la muerte, cuál sientes que ha sido el sentido de tu vida?
O quizás te dicen que tienes una enfermedad terminal y te quedan tres meses de vida. Cómo te gustaría vivir ese tiempo? Cuál es el sentido de tu vida?





Aguien habló de la aceptación; G consideraba vivir el presente, sin la influencia del pasado ni la preocupación del futuro; E dijo que la clave estaba en ser feliz aun cuando no le encuentras sentido; C recordó una frase que había leído en algún lugar: Si no es ahora, cuándo? Una chica nueva habló de aprender y otra de que la experiencia del amor gobierne su vida. No paraban de aparecer joyas inspiradoras.
Lo bueno de compartir en grupo el sentido de tu vida no es sólo que a la persona que habla la conduce a investigar (sobre su propia vida y valores) sino que suele ser una sucesión de fuentes de inspiración para la persona que escucha.

Finalmente le tocó el turno de cerrar la sección a la facilitadora.





Si lo que todo el mundo persigue (incluidos los animales y todos los seres vivos), en el fondo de cualquier acción o decisión, es estar bien (ser feliz) y evitar el malestar (el sufrimiento), ése podría ser el sentido de la vida: vivir en paz y de una forma gozosa y feliz.
La cuestión es que aunque eso sea lo que perseguimos, todo el mundo y en todo momento, algo debemos hacer mal porque la mayoría de las personas sufrimos mucho y muchas veces, a lo largo de nuestra vida. De hecho, se puede decir que es una experiencia constante.
Cuándo sufrimos y cuándo parece que no sufrimos?
Dependiendo de lo que nos ocurre.
De si se cumplen mis deseos o no. Y a menudo, aun cumpliéndose mis deseos, sufro. Y a veces más, y me doy cuenta de que no sé lo que realmente me conviene.
Así que si mi deseo último es ser feliz y no lo consigo porque dependo de lo que ocurre en mi vida, puede que el sentido de mi vida sea aprender a ser feliz sin dependencias, en cualquier circunstancia. Libre de dependencias. Y eso es lo que en budismo se conoce como "la liberación del sufrimiento".




Así que quizás el sentido de mi vida sea aprender a ser feliz en cualquier circunstancia, no importa lo que aparezca en mi vida. Aprender a soltar apegos y deseos y rechazos y aversiones.
El sentido de mi vida es la liberación del sufrimiento.
Y no tiene sentido que la dedique a cualquier otra cosa que no aporte algo en esa dirección, que no profundice y estabilice esta experiencia.




Y esto no significa ignorar o evitar el sufrimiento sino todo lo contrario, porque hacer esto supondría desaprovechar la experiencia para indagar en las causas del sufrimiento.
Así que, en el proceso de liberación del sufrimiento, cuando aparece el sufrimiento lo único que puedo hacer es contemplarlo, aceptarlo, abrazarlo y comprenderlo. Porque en la aceptación voy a encontrar la experiencia de la empatía y la compasión, y en la comprensión, el camino de la liberación última.
Aceptarlo, abrazarlo y comprenderlo pero (para) no quedarme en él.

Y al final de toda esta investigación personal sobre el sentido de mi vida, resulta que es como descubrir otra vez la sopa de ajo -que ya habían descubierto y degustado millones de personas antes que yo.
Porque al final no se trata más que de las 4 Nobles Verdades de Sidharta Gautama.




Una amiga fue a visitar al hospital a una amiga suya, monja budista, que estaba muy grave, y ésta le dijo: Qué difícil resulta morirse. En su última visita, vio que sufría mucho, apenas podía hablar pero tuvo fuerzas para decirle: Cómo me arrepiento de no haber aprovechado mi vida para realizar la vacuidad.



El sentido de mi vida es poder
no decir esto en
el momento de
mi muerte.











Yo creo que el sentido de mi vida es aprender a liberarme de todo tipo de sufrimiento (de la dependencia de mis deseos, liberarme de todos los deseos y aversiones) y esto no será posible si no integro profundamente la experiencia de la vacuidad, el interser y el no-ego.
Así me lo explicaron Thai y Gueshe-la y muchos otros.
Y también Freud (el significado de los sueños) y Calderón de la Barca (el soliloquio de Segismundo de La vida es sueño).
Y así lo he entendido yo.


















8 comentarios:

  1. Hola Marié, les dejo un poema -que no está de más decirlo- tiene gran influencia del Dharma que esta presente en estas páginas.
    Saludos y va con cariño.


    Así,
    sin presionar las cosas
    dejando de buscar
    porque todo ya está aquí,
    sin perseguir
    por que no hay lugar donde llegar,
    sin afanarse
    porque el mundo esta hecho
    de todas las pequeñas cosas,
    esto es lo único que existe,
    lo único que realmente poseemos,
    aprendo
    -muy recientemente-
    a estar en el momento
    y entro al lugar menos probable
    la impensable taquería
    y tomo asiento
    como y bebo
    y veo la final de la copa del mundo.
    Observo y me relajo
    y digo
    aquí esta la vida, aquí y ahora
    no está en los castillos de papel
    que vuelan en la mente
    ni en la mujer perfecta
    perdida e intocable,
    no, la vida no esta ahí,
    está en esta taquería
    con los señores que beben refrescos
    y que son arquetipos de todos los hombres,
    con los travestis
    que tienen intención y bondad en sus corazones.
    La vida no está en los proyectos que se esconden
    ni en el sol inalcanzable,
    que siempre se pone en el horizonte
    antes de alcanzarlo
    -no-
    no categórico
    la vida está en las mujeres que cocinan,
    la vida está en el niño-mesero
    que vive contento en su mundo,
    que de seguro ama a su madre
    que es ejemplo de toda la bondad
    de este puto mundo,
    de ese niño-mesero
    que me conmueve hasta las lágrimas.
    La vida está aquí
    en este lugar tranquilo
    con estas familias comiendo tacos
    y este fútbol en la pantalla,
    sin presionar las cosas
    sin tratar de poseer el mundo a toda costa
    todo está en esta cerveza
    y este bolígrafo que camina con prisa
    en las servilletas,
    la vida es sólo ahora,
    no en el mañana,
    porque no existe.


    Carlos Reyes López.

    ResponderEliminar
  2. Preciosa entrada, como siempre :) Da gusto empezar el día leyendo este tipo de textos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por compartir tu momento lindo y consciente, como Carlos.
      Abrazo y buen domingo.

      Eliminar
  3. Muy lindo, Carlos.
    Muy inspirador.
    Me encanta.
    Muchísimas gracias por compartir aquí una experiencia tan cotidiana y tan bella.
    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Marié, andaba yo estos días en estos pensamientos...

    Comparto dos citas, uniéndome a la sangha de aquel día:

    El problema era saber sufrir (este lo he resuelto)
    y saber gozar(este queda en el aire)

    GLoria Fuertes ( Historias de amor, humor y desamor)

    y

    La nuestra debe ser la alegría de vivir, no necesariamente de lo vivido.

    Fernando Savater


    Un cariñoso abrazo! ya te extrañaba!!!

    ResponderEliminar
  5. Y gracias a ti también, Sonia, por compartir tus citas.

    Abrazo fuerte y buen verano.

    ResponderEliminar