sábado, 3 de mayo de 2014

La iluminación se manifiesta en el día a día.






Ella piensa que las grandes experiencias místicas pasajeras no son tan importantes;
la suerte del éxtasis en la meditación, el gran gozo del mahamudra o la disolución del tantra.
Está bien, son gratas experiencias,
como una embriagadora cena romántica, un baile
o una película inspiradora.
Un buen rato.
A unos los designamos mundanos y a otros espirituales.
Pero al final, todos son buenos ratos que pasan.

Lo que importa es la vida cotidiana, dice, las señales de la vida cotidiana.
Si ríes, si amas, si aceptas, si comprendes, si abrazas.

Ella cree que la auténtica iluminación, la que importa,
se manifiesta en el día a día.




Ella recuerda uno de sus primeros retiros, cuando le sorprendió una especie de inesperada catarsis.
Le dio por reír.
Todo le producía risa, incluidas las descabelladas instrucciones tántricas, los comentarios de l@s asistentes, los enigmáticos rituales, la entrega en la fe, las preguntas ingenuas y las inverosímiles, paradójicas respuestas.
Qué irreverentes sois las budistas andaluzas, oyó decir.

La risa estaba bien.




Luego volvió a casa y era como si aún estuviera bajo los efectos de la magia, la "purificación de los seres migratorios". Como si hubiera adquirido la capacidad de percibir la bondad oculta en todos los seres y la belleza profundamente significativa del escenario.
Pasaban los días y pensaba: esto se tiene que acabar, antes o después; estoy preparada.
Pasaban las semanas, los meses, y pensaba: estoy preparada; cuando desaparezca esta fascinación, aquí estoy, preparada.
Pasaron los años.


A ella lo que le importa es el día a día, dice, no hay nada más espiritual que el día a día.
Tu experiencia del día a día.
Si todo lo abrazas, lo que pase, lo que aparezca, incluidos los grandes desastres,
sin que te perturbe, como cuando cortas las uñas o rompen las olas en la orilla.
Sin que te secuestre el drama de las células de la uña cortada o las gotas de agua de la ola que se disuelve; con compasión amorosa pero sin drama.
Eso le importa mucho más que cualquier orgasmo espiritual.

Sin menosprecio de las grandes, intensas, experiencias
místicas.

Y cuando aparecen, bienvenidas sean.
Sin más.




20 comentarios:

  1. Buenas Marié,

    De la misma forma que si metes un león, un gato y un ratón en una jaula, todos son animales pero no son iguales, los éxtasis tampoco lo son. El león de los éxtasis es el despertar tántrico, el gato de los éxtasis son las experiencias de gozo meditativas propias de otras escuelas mahayanas o del hinayana y ratones los demás. Y me explico el porqué, el cual tú como practicante tántrica debes conocer. El Gran Gozo tántrico es uno de los efectos de la unión de los vientos en el canal central, estos vientos no se unen por casualidad sino que son el resultado de prácticas bien recibidas y practicadas por alguien con el tesón y mérito apropiado. Consecuencia de esta unión y los yogas o instrucciones orales recibidas que el sujeto pone en práctica inmediatamente, el practicante puede purificar todo el canal central y sus nudos durante horas, días o toda una vida los más afortunados. Como resultado se genera la concentración unidireccional y la calma mental, instrumentos imprescindibles para dar los últimos pasos hacia la Iluminación. Así pues no es sólo una experiencia muy gratificante sensorialmente, sino que tiene unas connotaciones físicas y psíquicas muy notables en el camino de quién aspira a la Iluminación. Indudablemente hay un antes y un después.

    Que estés bien,

    Juan

    ResponderEliminar
  2. Gracias por compartir esta instrucción tántrica secreta, Juan. ;)
    Nada que objetar.
    Lo que planteo en este texto es que observemos cómo se manifiesta esta experiencia meditativa (del león, del gato o del ratón) en la vida cotidiana.
    Cómo es el día a día, las relaciones y la manera de "estar" en esta vida humana de alguien que ha sabido "introducir los vientos en el canal central", por ejemplo -o cualquier otra técnica.
    OK, aplausos de la audiencia. :)
    El tema ahora es chequear/contemplar cómo es el "después" en la vida cotidiana.
    Cómo se manifiesta ese gran gozo tántrico en el día a día, cuándo duermes, te despiertas, comes, paseas, te relacionas con los demás.

    De qué sirve la fabulosa experiencia meditativa del gran gozo tántrico si no se refleja durante las 24 horas del día?

    Como bien sabes, no intento desmerecer la elevadísima experiencia meditativa de "las gotas que suben y bajan y vuelven a subir y a bajar". Todo eso está muy bien mientras no se quede en mero onanismo espiritual (también le llaman masturbación emocional o pajas mentales). Si se queda en ese mero juego, como diría mi viejo profesor, cierra y vámonos.

    Cualquier experiencia meditativa vale pero, ya que lo mencionas, yo creo que lo que importa es el "después". O, como decía Jack Kornfield, "Después del éxtasis, la colada". Cómo afrontamos la colada después del éxtasis.

    Lo cual no contradice en nada lo que dices y las instrucciones que mencionas.

    un abrazo fuerte fuerte, Juan.

    ResponderEliminar
  3. Pues no se si desvelar mis secretos te aportarán algo pero ahí van.
    Como cada día es diferente y solo me acuerdo con bastante precisión del día de hoy te cuento como ha sido mi día.
    Me he levantado a las 09,15 h...ya se que es un poco tarde pero uno tiene querencias que le han sido muy útiles en su vida y esa meditación mañanera tumbado, entre dos mundos es inigualable´;)
    He ido al baño, me he limpiado los dientes y alguna otra cosa muy mundana que creo innecesario citar.
    Me he bebido aproximadamente un litro de agua tibia, me lo recomendó un médico tradicional chino para la prostatitis y es de lo más eficaz. Dos vasos grandes de agua a la mañana, dos a la tarde y uno a la noche para provocar micciones abundantes que a su paso relajen la próstata, ya se que no tienes próstata pero tal vez a algún lector le sirva la información.
    He tenido una conversación con mi madre para relajarla, está alterada y últimamente por cualquier cosa se pone iracunda.
    He abierto la chavola de las gallinas, les he dado de comer, he ido a recoger unos cardos para los conejos y se los he dado.
    Después he regado unos tomates y borrajas que plantó ayer mi hermano y estaban de un alicaido que daban pena.
    Hacia las 11,30h he hecho una llamada de trabajo porque estoy esperando me lleguen unos resultados y me han dicho que me los envían hoy.
    He tenido que poner en marcha la lavadora porque mi madre toca sus botones como si fueran los de un piano y la deja inservible.
    Un poquito de sol, algún wassap y a comer temprano, hacia las 12,15h, Te habrás dado cuenta que soy todo un asceta que desayuna solo agua.
    Un poco de dolce fare niente y me ha llamado una amiga para recordar lo bien que nos lo pasamos en la cena del sábado y de paso darme detalles de un yate (pequeñito) que le han encargado venda.
    Más tarde he conectado a internet, revisado el correo, noticias y el blog de una estudiante budista. Esta chica es amiga mía desde la tierna juventud, ha sufrido lo suyo, por ser íntegra y fiel a sus principios, después de darles todo, fue expulsada de una comunidad que antepone el activismo sectario al bienestar y progreso de sus discípulos. Yo simplemente trato que recobre la fe y la práctica en el Vajrayana y para ello le he dejado un pequeño comentario.
    Después me he sentado junto a mi madre, he recogido ropa que ya estaba seca, he saludado y hablado con un vecino sobre perros.
    He picado un poco de chistorra hacia las 1800h, no es que me guste pero mi madre se lo quería comer todo y le iba a perjudicar, así que le he quitado lo que he podido.
    Me he bebido el par de vasos de agua caliente de la tarde y poco después ha llegado mi hermano. He comido un pedazo de una pizza criminal y para reciclarla junto con la chistorra en amrita me he bebido un par de vasos de vino.
    Después he vuelto a conectar, he leído la respuesta que me ha dejado mi amiga del alma y le contesto,

    Buenas tardes tengas Marié. (aquí faltan emoticones con besos, flores y esas cosas)

    ResponderEliminar
  4. Vaya vidorra, amigo! Me encanta cómo te cuidas! Los emoticonos los he ido poniendo yo con caritas, risas, sonrisas y carcajadas a lo largo de la lectura.
    Me lo he pasado muy bien con la crónica de tu lunes.
    Espero ir sabiendo más de otros días de la semana.
    Abrazo fuerte. :)

    Creo q desde el móvil me sale una imagen q te resulta familiar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi vida es muy normal como habrás podido comprobar, así que no hay mucho que contar. Y sí he visto esa chica piel roja de tu tf asomar por ahí y me es tan familiar que creo es una foto que me sacaron en los pasados carnavales:))

      Eliminar
  5. Pd: Y que nadie me hable mal de mi ex. ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mujer tampoco seas así, donde va a quedar la libertad de expresión, además si me conocieran hablarían mucho peor. Tu ex.;)

      Eliminar
  6. Hola Marié! no se si Juan es tu ex o forma parte de la coña. La cuestión, que me parecéis la mar de divertidos y me habéis hecho reír con vuestra ingeniosa, inteligente y respetuosa conversación. Como siempre..aprendo.

    Un abrazo fuerte desde la ya! calurosa Sevilla. :)

    ResponderEliminar
  7. Qué lindo verte de nuevo por aquí, Sonia.
    Me alegra mucho que te hayas divertido.
    Juan es una sorpresa más de la caja de sorpresas de la vida. 38 años de desconexión y, ya ves, reaparece convertido en un legendario yogi tantrico.

    Disfruta de Sevilla.

    (Y aquí falta el emoticono de la gitanilla bailando con su traje rojo de faralaes. :)

    ResponderEliminar
  8. ¡He Ma Ho bien amada!
    Además de ser la más sensata
    Vas a resultar ser la más atrevida.
    Sí, soy Yogui
    Porque percibiendo lo inconcebible
    No lo tinto con el color de las palabras.
    Y soy legendario
    Porque sostengo el más Legendario de los Linajes
    De las Tres Joyas.
    Soy hijo del Buda Buda
    El XIV Dalai Lama
    Quien con solo su andar y presencia
    Me mostró que es posible
    Alcanzar la Excelencia.
    Soy hijo del Buda Dharma
    El Santo ido más allá Kyabje Lati Rinpoche
    Quién con su palabra y amabilidad
    me transmitió el Sagrado Nectar.
    Soy Hijo del Buda Sangha
    El XVIII Lochen Rinpoche
    Mi Guru Raiz esencia de todos los Budas
    Quién con su sabiduría y paciencia
    De este tozudo ciego es guía.
    Soy legendario
    Porque las Diosas del deseo y la unión
    Todavía atesoran mis ancianas poesías
    Que ni yo mismo recuerdo
    Ellas fueron con amables apariencias
    Y dos dulces besos
    Quienes me despertaron de profundos sueños
    Con mi fuego interno encendido
    Inmerso en el Gran Gozo.
    Quien ha subido a la cima
    A otros puede indicar el camino.
    Ahora mi bien amada
    Que quedaste huérfana
    Ya que se te ha abierto la Gran Puerta
    Levanta humilde y feliz tu copa
    Pide, ruega y espera
    Que en ella sea vertido el Sagrado Nectar.
    El poco mérito de estos versos lo dedico
    A mis tres Gurus
    Personificación de las Tres Joyas
    Y a todos los seres
    Para que rápida y fácilmente
    Alcancen la Iluminación acabada.

    ResponderEliminar
  9. :D

    Jajajajaa!...

    Ayer le contaba a una amiga q entre las cosas q me resultaban más fascinantes del tantra, al principio, cuando se me dio a conocer (y aún ahora) es el despropósito, la locura, la cuerda locura q rompe esquemas racionales y hace estallar el sentido del humor. Creo que entonces empecé a entender aquello de que "la iluminación debe ser una gran carcajada".

    Quizás tú te lo tomas un poco más en serio que yo pero para mí, ya sabes: samsara y nirvana, la misma broma.

    :D

    Ducho esto, qué precioso, intenso viaje, dejarme llevar de la mano de las sadhanas de Vajrayoguini. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y donde digo Ducho digo Dicho. :)

      Dicho esto ..

      Eliminar
  10. Sin desprenderse de lo convencional
    Cómo se podrá alcanzar lo último
    Loca sabiduría lo llaman algunos
    Más loca es la duda
    No pueden ser Samsara y Nirvana
    La misma broma
    En una te ahogas
    Y en la otra respiras
    Discierne la diferencia
    Antes que sea demasiado tarde
    Y sea Mara
    Quien suelte la gran carcajada.

    :D

    ResponderEliminar
  11. Mara y yo nos reímos juntas, Juan.
    Me cuenta cómo el miedo al miedo es el peor miedo, el gran dolor.
    Cómo quienes la miran con miedo ven a Mara y quienes la miran con amor ven a Buda.
    Pero ella es lo mismo, es lo que Es.
    Mero nombre, mera hipnosis.

    Pero quizás no debería contarte nuestras confidencias. ;)

    Que cada cual viva con su experiencia, no?

    Ya nos contaron tantos cuentos, nos controlaron con tantos miedos...

    Crecimos (o eso parece) y ahora que cada cual decida si quiere vivir bajo la bandera del miedo o la del amor.

    abrazo fuerte.
    sin miedo.
    y con mucho amor.

    ResponderEliminar
  12. Eso está muy bien Marié, claro que hemos crecido(aunque no lo parezca:)) y que mejor que bajo la bandera del amor. No te tengo por miedosa, nunca lo has sido, sigues siendo una luminosa fuente de alegría y buen humor para cuantos se te aproximan.

    No me extraña que hasta Mara sea tu amiga. :D

    Abrazo fuerte
    :))))))))))))))))

    ResponderEliminar
  13. Vaya broche de oro!
    Como te dije, guarda eso para mi epitafio. :)

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  15. Para tu despedida si estuviera presente y me dejaran hablar, cosa que dudo, dejaría un par de frases: "La conocí demasiado pronto"....... (un snif profundo a punto de lágrima)..."La reencontré demasiado tarde"...(Sollozos a lágrima viva y búsqueda de hombro, a poder ser femenino, en que apoyarme)

    Pdt. Si te parece demasiado irreverente lo borras después de reírte.

    Un abrazo....:))

    ResponderEliminar