miércoles, 30 de noviembre de 2011

Despertar.

.







Querido maestro:

Ayer, antes de empezar a guiar la meditación de la tarde en el centro,
y dado que quería leer algunos de los beneficios de la meditación, que señala Gueshe-la en el cd "Meditación para la relajación", pregunté a las personas que habían acudido:
¿y tú, por qué has venido?
¿qué esperas de la meditación?
¿de esta meditación, ahora?
Y P. dijo: despertar.
Otras personas respondieron: parar el planeta por unos minutos, relajarme, etc.
Pero P, muy seria (últimamente la veo muy seria), dijo: despertar.
Como si se estuviera tomando muy en serio el deseo de abandonar todas las concepciones erróneas, todas.

No sé, pero me conmueve mucho cuando veo a personas que dejan que el dharma entre en su vida de esta manera y lo ponga todo patas arriba, aunque lo pasen un poco mal al principio (¿cómo salir de todo este montaje equivocado que tengo en mi cabeza?).
Y se lo toman tan en serio, tan valientemente, tan de verdad.

Hay muchas personas que quieren, muy sinceramente, mejorar su vida, sufrir menos y ser más útiles, y ayudar mejor (en este mundo que conocemos; en qué otro, si no?).
Pero a veces, aun habiendo llegado con esta intención, de repente
sólo quieren "despertar", liberarse de todas las concepciones erróneas.
Aunque esto signifique desmontar el mundo conocido.
(Y ya les da igual si, en el camino, lo pasan mal
o no).

Como P, recién llegada como quien dice a la meditación y ahí está, queriendo comprender eso tan difícil de la renuncia.
Esperando comprender un poco más en cada clase, en cada oportunidad, de qué va esto de la renuncia.

.

4 comentarios:

  1. Hoy ha sido un mal día, de esos que recibes un rebolcón impresionante al ego, mi pinche tirano particular ha decidido que ponga a prueba mi estimación propia y mi estimación por los que incluso me hacen daño.
    En cuanto me he sobrepuesto de la susodicha perturbación, he venido al blog y al leer el comentario de “P” meditar para “despertar” he salido de mi “yo, me, mi, conmigo”, como si hubiera apretado un interruptor y la luz se hubiera encendido, he sido consciente de la importancia de esta vivencia, y sobre todo de la importancia de los compañeros de viaje.
    La meditación y las enseñanzas han empezado a hacer mella en mí, pero los compañeros me están haciendo cambiar a pasos de gigante.

    Luego os doy un fuerte abrazo.

    Cati

    ResponderEliminar
  2. Un abrazo fuerte, fuerte...
    de P y mío.

    (Y, por lo que veo en la foto que aparece,
    de Tara)

    ResponderEliminar
  3. Gracias Marié por lo que ves cuando me ves, aunque hoy lejos me siento de esa valentía que hablas, tengo todo esto frente a mi y no se como abordarlo, muchas veces creo haber dado un paso adelante y cuando me instalo en esta idea me doy cuenta que estoy mil kilómetros por detrás,... se que este es el camino correcto aunque a veces no comparta del todo lo que leo en el libro, o no se, ponga resistencia a algunas cosas cuando las veo cercanas a una doctrina religiosa, no en lo que concierne a las creencias sino mas bien en lo dogmático... pero bueno esto ya son prejuicios que por ahora me permito tener, de todas formas le he sacado mucho provecho a lo leído y mucho mas a las clases.
    ... y si, despertar es lo que me acercó a la meditación, aunque estoy a años luz de hacerlo es mi mayor motivación, la lucha interna es intensa y no paro de tener contradicciones, cometo muchos errores aunque de manera cada vez mas consciente
    ... desmontar el mundo, esta en mi naturaleza, por eso llegué a la meditación por la necesidad imperiosa de encontrar la verdad que aunque esté frente a nuestros ojos no veo
    realmente agradezco tu luz, tu saber, y tu entusiasta entrega

    ResponderEliminar
  4. A veces los emails que recibo son tan inspiradores que me cuesta no compartirlos.
    Como éste de Peca, en el que describe tan bien, tan en detalle, el camino, con dudas, dificultades, aciertos...

    Yo lo que veo, Peca, es una buscadora sincera. Lo que en budismo se denomina una practicante sincera. Y ése es un gran motor.

    Un abrazo y seguimos encontrándonos por el camino.

    ResponderEliminar