jueves, 10 de octubre de 2013

Si tú te vieras como te veo yo, se acabarían todos tus problemas.







Querida amiga:

No estoy segura de poder ayudarte.
A veces creo que no,
mi mundo te queda tan lejos, mis palabras te suenan a otro idioma
y mis creencias a un completo despropósito,
"como si fuera de otro planeta", dices.
Entonces, lo único que puedo hacer por ti es escucharte, acompañarte.
O que te escuches: dejarte hablar, porque sé que eres tu mejor maestra
y que verbalizar lo que tienes dentro te dará la pista.
En la caricatura (y entonces te reirás) y en la sabiduría.
No me malinterpretes si no digo nada.
Y si te escucho decir "no me ayudas mucho", no me daré por ofendida.

No puedo negar que, a veces, vivimos en mundos diferentes, así que lo que a mí me sirve puede no servirte a ti en un momento dado.
Sólo quiero confesarte que a veces te miro sufrir y pienso:
Si tú te vieras como te veo yo, se acabarían todos tus problemas.

Y no es meramente que confíe en ti, como a veces me reprochas ("no puedo con tanta responsabilidad"), es que confío en la vida. La vida sabe.
Y todo acaba saliendo por mucho que opongas resistencia.
Aun si te tocara formar parte de las bajas colaterales necesarias, todo acaba saliendo.





Y es que, como decía el poeta: Todo acaba bien
y si algo no está bien es porque todavía no se ha acabado.

Y en el proceso, mientras no se acaba, cuando toca el conflicto, resolver el nudo,
lo único que se puede hacer es lo que toca hacer, sin perder la confianza.
Y la sabiduría básica:
que es temporal
y que detrás de este asunto aparecerá otro.

Y eso vale para lo que consideramos malo, el sufrimiento,
y para lo que consideramos bueno
y llamamos
felicidad.
























2 comentarios:

  1. te cuento mi historia brevemente:

    Empece con unos consejos de un amigo y la Película El Pequeño Buda de Bertolucci, de ahí un libro pequeño sobre Budismo, y de ahí internet, internet y sólo internet. La Wikipedia, muchos sitios, muchos lugares en la red, Facebook, Twitter, el Blog El Consejo de Buda, y por azar del cosmos cibernético, Reflexiones de Una Estudiante Budista. Este último blog es como un manantial inagotable. Voy leyendo los posts poco a poco, reflexionando, encontrando maravillas. Muchos van a necesitar una segunda y una tercera leídas. Tienes razón, escribimos para compartir las enseñanzas pero también para recordar nosotros mismos. Vivo en una población mediana en el sur de México y no hay centros budistas ni nada por el estilo. Todo es internet. El budismo me ha dado tanto, me ha dicho que mi paz y mi tranquilidad y satisfacción y felicidad siempre han estado dentro de mi , de mi mente. Me parece una filosofia tan hecha a mi modo, tan cierta, tan valida para mi. El cristianismo, siento decirlo, jamas me dio nada de eso. Sé que soy un alumno novato y he aprendido conceptos básicos como dharma, shanga o dukka, Conozco las Cuatro nobles verdades y El Noble Camino de los Ocho pasos, El Camino medio, las tres gemas. Pero todavía muchos conceptos son nuevos para mi. ¿Què me recomiendas Marié?

    Por cierto te tengo algunas preguntas. ¿Podrías explicarme el concepto de Vacuidad? ¿ Y podrías explicarme que significa Bodichita?

    Tengo 35 años, la misma edad a la cual Siddharta Gautama descubió tantas cosas. Estoy tranquilo y en paz gracias a sus enseñanzas y quiero aprender más. espero me puedas recomendar algo. Ya no quiero ser desgraciado e infeliz como alguna vez lo fui. Tengo gratitud por que ahora estoy tranquilo y se que nada merece que yo sea infeliz. que las respuestas están en mi interior.

    Gracias por esta casa y esta enseñanza Marié.
    espero estar en contacto.

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias por tu confianza, Carlos, y por formar parte de esta familia.
    Y felicidades por haber aprendido (o estar aprendiendo) a proteger la paz en tu vida, a vivir mejor.
    La "bodichita", literalmente significa "la mente de la iluminación". Y desde el punto de vista mahayana es el fuerte deseo de ayudar (liberar) a todos los seres, y con ese propósito decide despertar. Es el deseo de alcanzar la iluminación para liberar a todos los seres.
    Más sobre esto en:
    http://reflexionesdeunaestudiantebudista.blogspot.com.es/2011/01/la-bodichita-del-rey.html

    Compasión y vacuidad son las dos alas para experimentar este despertar.
    La vacuidad es una forma completamente diferente de ver la vida y de vivirla. Parte del reconocimiento de que las cosas no existen como las vemos.
    En la mayoría de los textos de este blog está presente, a un nivel u otro, este "desengaño".

    Puedes seguir leyendo (aquí también aparecen los títulos de muchos libros que a mí me han aportado) y apuntarte a clases a distancia, en alguna tradición con la que te sientas conectado.

    Sigue indagando y seguimos conectados.
    Creo que por aquí tienes también mi email personal.

    un abrazo y mis mejores deseos.

    ResponderEliminar